Free content for homework, student newspaper, plus other school projects

¿Sabia UD que…?

¿Sabías que…? El timo Nigeriano tiene un origen en timos realizados mediante correspondencia. El timo del prisionero español y del entierro.
Uno de los fraudes más habituales que se comete en Internet, es el timo 419, conocido popularmente como el Timo Nigeriano, en la que por medio del mail, te mandan un correo prometiéndote una gran cantidad de dinero, pero antes tienes que mandarle dinero.

Este timo se identifico en la década de los 90 del siglo XX, y como curiosidad señalar que comenzaron mandando cartas postales, y muchas veces con sellos falsos.

Fuente ágora de filatelia.

Pues parece ser que el origen de esta estafa se sitúa a mediados del siglo XVI, en el conocido como Timo del Prisionero Español (Spanish prisoner) y que en el siglo XIX evoluciono al conocido como Timo del Entierro.

El Timo del Prisionero Español.

En el siglo XVI los picaros ya enviaban cartas postales a sus victimas, donde se hacían pasar por representantes de un lord ingles, encerrado en las cárceles españolas, por ello se le denomina como timo del prisionero español, donde solían relatar las grandes penurias que pasaban en presidio, y que si le ayudaban enviándoles una cierta cantidad de dinero, para poder recaudar el dinero para liberarlo, a cambio cuando lograra la libertad le enviarían, una gran suma de dinero.

El noble estaba encarcelado bajo un nombre ficticio y para obtener su libertad no podía decir quien era porque tendría consecuencias muy negativas.

Además indicaban que les habían enviado la carta por su reputación y por su honestidad.

Cuando la victima enviaba dinero siempre aparecían contratiempos y le pedían más dinero.

También existía otra variedad con un rico noble español encerrado en las prisiones tunecinas.

En el siglo XIX por las circunstancias históricas españolas, se produjeron una serie de guerras, por lo que proliferó el envío de estas misivas a distintos países del mundo, y también durante el siglo XX.

Aunque existen gran variedad de tipos, básicamente, la historia que se narraba era un exmilitar, que estaba prisionero en una cárcel española. En ocasiones se contaba que su padre o abuelo era británico, pero el era un militar español, que injustamente había sido acusado por robar dinero. Estaba muy enfermo y a punto de morir.

Tenía una hija que necesitaba cuidados, y que el receptor de la carta había sido nombrado tutor de la hija. Además se le indicaba que tenía una gran cantidad de dinero escondida o que el dinero lo guardaba algún amigo cercano o consejero.

Existía una variedad de que el supuesto prisionero había visitado Gran Bretaña cuando se encontraba bajo sospecha por las autoridades, y que había escondido el dinero muy cerca de donde vivía la victima, y que luego había sido imposible ir a recogerlo.

Los archivos Nacionales Británicos guardan algunas cartas por ejemplo, pongo esta que he encontrado por internet.  Luis Ramos envía en el año 1905 una misiva a Paul Webb, un tendero de Londres.  

En el siglo XIX un gran número de publicaciones dedicaron artículos referidos al timo y a la reacción de la victima.

Fuente: http://www.hidden-knowledge.com/funstuff/spanishprisoner/spanishprisoner1.html

El Timo del Entierro

En el siglo XIX aparece una variante de este fraude conocido como el Fraude o Timo del Entierro

Juan José  Relosillas en su obra “Catorce Meses en Ceuta” en la que fue ayudante de prisiones desde el año 1873 y 1874 nos decía:

entierro” consiste en suponer que hay un tesoro escondido en cualquier parte, y que buena porción de ese tesoro se entregará al que facilite determinada suma que se necesita para desenterrarlo”.

Este fraude consistía que el prisionero enviaba una carta a la victima, cuyas referencias había obtenido por si mismo, mediante familiares, o por algún preso, indicándole que conocía la existencia de un tesoro escondido y que a cambio de dinero le indicaría donde estaba.

Si la victima  caía en la trampa y enviaba dinero se le solicitaría más dinero porque necesitaba más “materia prima”.

Eduardo Martín Pérez en un artículo publicado en el  nº 12 de la revista “El Correo del Estrechotitulado Correo del Penal de Ceuta y que se publico en Internet en la página de filatelia digital y que si te interesa puedes consultar pinchando este enlace.

En la que hace referencia a este tipo de fraude centrándose en el presidio de Ceuta, nos comentaba

“ Como anécdota jugosa, y siguiendo siempre a J.J. Relosillas, se nos cuenta que el edificio del Casino Africano se realizó gracias a los métodos no muy lícitos de cierto Gobernador de la Plaza que, sospechando turbios negocios, empezó a abrir pliegos dirigidos a los penados y que, presumiblemente, contenían el vil metal producto de sus hazañas. Y no tiene el autor que andar muy lejos de la verdad, pues ya en 1.860 por Real Orden de 5 diciembre, se ordena que para la entrega de Certificados y Sobres firmados a los confinados, éstos debían hacerlo en presencia del Comandante del Presidio. Recordemos que estos pliegos eran los más indicados para envíos monetarios hasta que se generalizó el uso de los Valores Declarados.”

Y como ejemplo ponía la trascripción de la siguiente carta:

Ceuta á 8 de Julio de 1854
Muy Señor mio aun q’ no tengo el mor de no conoserlo á V. personalmente estoi bien ynformado de lanoble delicadeza de V. digno para mantener un sec(r)eto á dentro de su corazon sin comunicarlo anadie.
Señor le ago presente q’ en la guerra del año 1849 cuando yó andaba por ese territorio con mi compañia en lo q’ menos pensar fueramos sosprendidos y podiendo escapar de las manos de lenemigo que fue esta suspresa en el pu(e)blo de Cruilles y endonde vino apara  fue en matarilería pol camino de Coloncha es adonde me paso y’reflig­cionandome (sic) todo el caso sucedido y viendome tan perseguido amuelte por las columna y’viendo el riesgo que me ócorria tanto para mi como los yntereces q’levaba medeterminé aser una escabacion con la punta de mi espada y’enterre 300 onzas en oro metidas con un pote de lata que en lo cual lebava mi comida y’me marche de alli marcando los pazos medilos piez forme mi plano y’me marche sinser visto denadie mas q’Dios yó aonirme con Don Jose Borges con la confianza de q’volveria abajar otra vez yno pudo por tanta persecución delas Colunas y’aber entrar enseguida en Francia.
Señor leago asaber como aora me determiné asalir alos ultimos de Mayo vestido de paisano para ver si ubiera podido llegar aeste punto y como la suerte sienpre me es contraria q’en llegando ales miditaciones de Darnius encontré alos guardias Ceviles.y’entre ellos yba uno q’abia estado del Batallon de Don Franco Saballe este es lo que me descublió y’enseguida me ponieron preso y’me lebaron en Barcelona y’al­cabo de pocos días me conducieron en esta de Ceuta.
Si V. me qiere aser el favor de recogermelo esto me contestará enseguida para q’yo le mandasé la puntiacion mas fija como esta en mi poder ara el favor de contestarme si ono para q’ yo me valdria de otra persona q’ demi parte no quedara desagradecido.
Cuando me contesta me pondra la carta en catalan para q’ no sealteren en esta por motibo q’ nos leien las cartas y’ara el favor de mandarmela franqueada

Pondra al sobre

A Pedro Espelta preso en la Fortaleza de ácho en Ceuta.

La misiva anterior. Carta-Sobrescrito de Ceuta a La Bisbal (Gerona), con fechador baeza de Ceuta (8?.JUL.1854) y sin signos de porteo aparentes. Al reverso, fechador baeza de llegada a La Bisbal (23?.JUL.1854). Imagen publicada en Afinet por Rusadir.

La carta que además de ilústranos sobre el fraude también es importante por dos aspectos:

  • Cuando se pida que para la repuesta se emplee el catalán “para q’ no sealteren en esta por motibo q’ nos leien las cartas …”, es decir, nos esta hablando de la existencia de censura postal.
  • Además indicaba que se hiciera el favor de mandarla franqueada. Aunque en España  los sellos para franquear la correspondencia estaban disponibles desde el 1 de enero de 1850, hasta julio de 1856, no era obligatorio, franquear las cartas con sellos, por lo que hubiera podido mandarse una carta simple , no así las cartas dobles ni certificados, y el destinatario pagaba el porte. Es decir, el preso quería ahorrar el dinero del envío de la carta.

Manuel Benavente (Matrix) en el foro del ágora de filatelia aportaba una carta enviada al  Marques de Monsalud , también procedente del presidio de Ceuta, donde dice que lucho con Espartero   y donde le indica que :

“….con mucho trabajo pude hacer una escabacion como de dos varas de profundidad en donde le di sepultura a mi maleta con 2.900 onzas de oro y jollas de gran valor, cubiertas con el uniforme y demas dibisas, tomando bien las señas sin….”

José María Sempere en un artículo tituado “Revolucion, Delitos, Corrupcion Politica y Filatelia” y que si te interesa puedes consultaren este enlace nos habla de dos cartas fechadas en la cárcel de Madrid, una fechada en junio de 1856 y otra en agosto de 1856, escritas por el Mayordomo del Conde de San Luis.

http://elsalondecris.blogspot.com.es/2015/03/sabias-que-el-timo-nigeriano-tiene-un.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s